domingo, 15 de abril de 2018

LA BOTICA DE LA BRUJA


Hola a tod@s, He estado un poco (muuucho) ausente de este blog en los últimos años por temas personales y por abordar otro tipo de proyectos más literarios, que está bien en esta vida probar de todo... El año pasado, cuando estuvimos investigando en clase sobre los malos de los cuentos, se me ocurrió construir un recurso muy sencillo por la idea pero que está lleno de posibilidades y sobre todo es supermotivador para los peques: LA MALETA-BOTICA DE LA BRUJA.
 Se trata de una "maleta-botica" hecha con una cartulina doblada a la mitad, que se adorna con papeles estampados y lo que se nos ocurra, le ponemos un asa, plastificamos  y nos servirá de base y expositor.
Así le quedó a mi compi Susana ¡Monísima!
Con un clic hice el enganche y ya está lista la botica para que los brujis empiecen a hacer de las suyas.


Por otra parte buscamos imágenes de frascos grandes, impresión, plastificación (lo propio) y con velcro se unen a la maleta. Se podrían pegar en la parte interior de la maleta pero a mi me gusta la idea de que en ocasiones ellos los puedan coger y  se puedan cambiar, así que así me parece más funcional.


 Cada frasco "contendrá" un elemento mágico: ojos de sapo, gusanos viscosos, corazón de dragón y alas de vampiro son los que yo he elegido pero podrían ser otros. Lo importante es que haya diez de cada, porque así, si queremos, podemos hacer diferentes actividades más avanzadas. Estos elementos también habrá que prepararlos y con velcro los unimos a cada frasco.

Por otro lado conseguimos un caldero bien negro, y repetimos la misma operación: imprimir, recortar y plastificar.




Atención, al caldero se le pone velcro negro para que se disimule más.
Cuando se abre la maleta queda al aire el expositor y el caldero lo colocamos en un lugar visible (yo le he puesto velcro detrás para pegarlo en el corcho de la asamblea).

Una varita mágica, unos gorros de bruja y ya está lista la base del material.


Hay muchas formas de jugar, yo os propongo las siguientes:

CONTEO: Inventamos un hechizo y se van colocando en el caldero los elementos que diga el dado. Luego se pueden sumar y descubrir cuantos son todos juntos. Así también podemos trabajar la descomposición numérica. Está claro que si el hechizo es convertirse en león, aquí todo el mundo cae atrapado en él.


HECHIZOS PREPARADOS: En un libro de hechizo (a continuación os dejo copia del que inventé) elige la bruja o brujo de turno cuál aplicará a sus compañeros de clase. Siguiendo las instrucciones de hechizo debe añadir al caldero los ingredientes adecuados y luego soltar un abracadabra enumerándolos todos. Los compañeros deberán convertirse en lo que diga el hechizo si es que lo ha realizado bien... si no tendrá que revisar la poción hasta que salga. Así no sólo contamos sino repasamos, leemos imágenes o textos y dramatizamos. TODOS JUEGAN.


PREPARAMOS NUESTRAS PROPIAS POCIONES: En parejas, sobre una plantilla, se preparan otros hechizos y pociones (ahí ya estamos trabajando lectoescritura) y después los hacemos en asamblea todos juntos.






Julia lee el hechizo para que su compañero lo haga. Ella es aquí la "bruja-máster".

Todo este material estaba recopilado en mi ordenador del colegio pero por una suerte de casualidades no sólo me borraron mi carpeta de materiales sino que mi pen drive desapareció sin dejar rastro... parece que a las brujas no les gusta que sus secretos salgan a la luz.

Dadme unos días y prometo rebuscar por cielo y tierra alguna copia que pueda haber quedado por ahí. La incluiré en esta misma entrada junto con el libro de hechizos, que salió bastante divertido,

Besos para todos y especialmente a mis peques que son el motor de todo esto y sus verdaderos protagonistas.


Como prometí aquí va la primera entrega de los materiales de la actividad, gracias a mi compi Susana que lo guardó el año pasado. Se libró de la maldición de la escoba limpia ordenadores!
Os dejo el material básico. Próximamente os dejo el libro de hechizos:

TODOS LOS MATERIALES AQUÍ:

https://drive.google.com/file/d/1LFANCFoszdLGkNRR9ayZAQOobMuJRvxI/view?usp=sharing


















NOTA IMPORTANTE: El caldero y los frascos deben imprimirse en A3. Los ingredientes se imprimen mejor en A4  si no son demasiado grandes.

miércoles, 5 de abril de 2017

EL SOMBRERO CUENTA-CUENTOS



El Sombrero Cuentacuentos es un recurso sencillo que se me ocurrió hace años cuando preparaba oposiciones. Me gustan mucho las actividades creativas de Gianni Rodari en su "Gramática de la Fantasía" y en concreto la ensalada de cuentos. Por otra parte, hojeando una revista encontré una página llena de personajes de cuento... las dos ideas eclosionaron en mi mente y recorté los personajes, los plastifiqué en plan cutre (con plástico adhesivo porque entonces no tenía plastificadora a mano) y les puse velcro (del de ganchitos) en la parte posterior. Por otro lado me hice con unos cuantos palillos chinos y les pegué en un extremo una tirita de velcro (del suavito). Hice un sombrero de cartulina y poco más... 
El primer Somprero Cuentacuentos
Como el sombrerito estaba muy viejo y además los personajes eran muy pequeñitos, este año que estamos trabajando "Los malos de cuento" he recogido muchas imágenes bonitas de Internet: imprimir, recortar, plastificar... ahora es todo más fácil gracias a la red!! Y como estoy pendiente de hacer un sombrero chuli con mi amiga Isabel Muñoz de Arenillas (que es una artista de las manualidades y como maestra: aquí podéis ver su blog), he cogido el sombrero del juego de la "Bruja Robona", que viene bien de sustituto. 



¿Cómo se usa? Pues el palo es una varita mágica que entra en el sombrero y engancha un personaje. Otro palillo, otro personajes, así cuantos queramos... y con ellos ¡Creamos un cuento! Además con los palos tenemos ¡Marionetas instantáneas listas para ser usadas! 




 Como veis es un recurso sencillo. Ya sea en la asamblea o en pequeño grupo, da mucho juego y es fácil de adaptar a aquello que estemos trabajando. ¡Os animo a construir vuestros propios Sombreros Cuentacuentos!

viernes, 10 de marzo de 2017

LO MÁS BONITO DEL MUNDO. APRENDIENDO A VALORAR QUIENES SOMOS.

A nuestra clase ha llegado un regalo misterioso ¡Una caja mágica que nos enseña "Lo más bonito del mundo"!

 Es algo muy secreto: la abrimos de uno en uno pero no se puede decir que vemos dentro hasta el final... Cada uno/a va descubriendo la cajita despacio y mira en su interior.¡No pueden reprimir la sonrisa! Todos los demás miran emocionados y esperan turno. Dentro de la caja hay un espejo verdaderamente mágico que nos muestra que lo más bonito de nuestro mundo somos nostr@s mism2@s.



Después hablamos de ello ¿Por qué nos ha enseñado eso el espejo? ¿Nos gusta como somos? Nos ponemos tan contentos que le damos gracias a nuestro cuerpo por ser como es, repasando cada parte de la cabeza a los pies ¡Somo seres fantásticos! Tanto que nos merecemos el mejor abrazo del mundo y decirnos cosas lindas ¡Somos valientes! ¡Somos artistas! ¡Somos buena gente! (no se nos olvidó nuestro himno del año pasado).


Para finalizar hacemos nuestro retrato... como la madrastra de Blancanieves le preguntamos al espejo: "¿Qué es lo más bonito del mundo?", pues está claro ¡cada uno de nosotr@s!














Esta actividad es un clásico de las "Habilidades sociales". Muy sencilla: se necesita una caja, un espejo y mucho misterio... y nos da la oportunidad de fomentar la importantísima autoestima de nuestros peques.

martes, 21 de febrero de 2017

EL FRASCO DE DAR LAS GRACIAS

Esta Navidad vi una de esas tareas bonitas que ponen por el Facebook, que nos sirven para recordar aquello por lo que merece la pena vivir: se escoge un frasco de cristal y cada vez que ocurre algo que nos hace sentirnos felices, lo apuntamos en un papel y lo metemos en dicho bote agradeciendo (a la vida, al universo, o a quien queramos) ese momento de nuestra vida.
El acto de dar gracias es un momento de conciencia individual, una pequeña meditación que nos sitúa en el presente (aún cuando lo ocurrido pasara en otro tiempo). El agradecimiento nos abre a la comprensión, a la humildad bien entendida, a la solidaridad... y sobre todo nos da una felicidad y una calma que es difícil conseguir por otros medios. Cuando agradecemos algo a alguien, lo ponemos frente a nosotros y reconocemos el amor que hay detrás de ese acto. En resumen, dar las "GRACIAS" para mí es pronunciar una palabra que está cargada de magia de la buena (estoy hablando de las "gracias" de verdad, de corazón, no del compromiso vacío).
Pues a dar "Gracias" se aprende por imitación y practicando, y como quiero que mis niños y niñas sean muy felices, que absorban en  lo posible de la clase todas las cosas buenas que puedan, se me ocurrió hacer un "Frasco de dar las Gracias" a su medida. Y aquí está:


Como veis es una cartulina y la he adornado con trozos de otra cartulina... no tiene mucho trabajo, solo es ponerse, como todo.
Una vez colocado en el rincón de al amistad, hablamos en la asamblea sobre las personas a las que les estábamos agradecidas y fue muy bonito porque hablaban de sus mamás y papás, porque les leían cuentos, o los llevaban al parque... de abuelos, títas y también de la maestra ("yo") porque les enseñaba y jugábamos... Y luego quien quiso tomó un trozo de cartulina recortado y escribió a su manera lo que había dicho (para que se vean bien los colores uso rotuladores GIOTTO DECOR para ocasiones así... ¡Me encantan!).
Estaban entusiasmados. 
Ahora el bote está allí listo para que cada vez que ocurre algo bonito en la clase podamos dar las gracias y al hacerlo, sin duda, nos sentimos más felices.









domingo, 16 de octubre de 2016

EL TREN DE LA SEMANA. PONEMOS LA FECHA.


Escribir la fecha es una de esas tareas que los peques van aprendiendo a lo largo de su escolarización. 
Los míos, que ya tienen 4 añazos ya podían empezar a entender cómo se forma, así que mandamos a Doña Semanita a una excursión del Inserso y elaboré este "Tren de la semana". 
Los vagones son todos iguales porque quiero que mis niños y niñas se fijen en las letras que componen cada día y no en el color. Van creciendo y hay que ir retirando ayudas


Todos los días tras identificar el día en el calendario observamos en la fila de arriba qué día es (ni que decir tiene que así están aprendiendo además a leer cuadros de información y tablas). Identificamos en el tren el vagón que es y lo colocamos en el panel de la fecha.
Luego identificamos el número del día y lo buscamos en nuestra línea numérica. Si es necesario se cambia el mes. Recordamos el año en el que estamos y finalmente volvemos a leer la fecha toda seguida.

Como actividades complementarias aplaudimos (con las manos, los pies, el culo o lo que nos apetezca cada mes) tantas veces como nos indica el día, recordamos algún refrán o poesía del mes, recordamos la estación en la que estamos y dibujamos el tiempo en la cuadricula del día, completando el panel. También podemos trabajar con las nubes los conceptos: ayer, hoy, mañana; poscionándolas sobre cada día de la semana según corresponda.

.
Como no tenía canción sobre un tren de la semana me inventé una:


El material podéis bajarlo desde aquí (pinchad sobre la imagen o en el enlace):


¡Espero que os sea de utilidad!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...